fe de erratas

21 mar. 2015

Carmen Aristegui: "Vamos a dar la batalla"

Aristegui: la censura y el despido, por presión de Los Pinos



Carmen Aristegui. Foto: Benjamín Flores
Carmen Aristegui.
Foto: Benjamín Flores
Tras ser despedida de su espacio informativo en el Grupo MVS –con un pretexto baladí–, Carmen Aristegui habla con Proceso y da pormenores de las dificultades que enfrentó para difundir el año pasado el famoso reportaje de la Casa Blanca, ese que todos mencionan como la causa de su fulminante cese, pese a que sus exempleadores lo niegan y lo vuelven a negar. En el fondo de su despido, no le cabe duda, está la presión ejercida por la Presidencia.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- La periodista Carmen Aristegui no duda en torno a ciertos puntos en su reciente ruptura con el Grupo MVS: que “todos los caminos conducen a la Casa Blanca” y que “provino de la Presidencia de la República” la petición a la familia Vargas para que el reportaje sobre la propiedad de esa mansión en las Lomas de Chapultepec no se difundiera en el espacio informativo de la primera emisión de Noticias MVS, el 9 de noviembre de 2014.
“El reportaje original no salió en MVS. Los periodistas en ese momento nos enfrentamos a un dilema y lo resolvimos. El dilema era mantener el espacio en la estación radiofónica y a la vez difundir ese reportaje. No aceptamos la censura, no aceptamos que no saliera a la luz pública”, afirma en entrevista con Proceso.
¿Hubo un amago de censura por parte de los Vargas?
–Hubo una petición para que ese trabajo no se difundiera en MVS. Hubo una situación muy tensa y compleja entre nosotros. No en un tono impositivo o imperativo, sino de ‘búsqueda de comprensión’ de mi parte. “Se colocó, efectivamente, el dilema de que si se transmitía esa información en Noticias MVS se daba por sentado que el programa desaparecía”, rememora Aristegui.
Esta petición se hizo días antes de que se difundiera ese reportaje simultáneamente en el portal de internet Aristegui Noticias, en Proceso ( edición 1984), en La Jornada y en varios medios internacionales. Días antes de la publicación, el gobierno federal canceló sorpresivamente la licitación del tren rápido México-Querétaro.
Entre los ganadores de esa licitación estaba el Grupo Higa, de Juan Armando Hinojosa Cantú, amigo del primer mandatario y el mismo empresario que detentaba la propiedad original de la residencia de Sierra Gorda 150, a través de su filial Ingeniería Inmobiliaria del Centro.
–¿La petición de censura fue entre líneas?
–No tan entre líneas. Como periodistas analizamos y aquilatamos lo que significaría poder transmitirlo con mucha amplitud en otros lados, cumplir con nuestro cometido y no aceptar la censura. La censura hubiera implicado guardar el reportaje. Y no lo guardamos. La censura hubiera sido olvidarnos del tema y no lo hicimos.
“Teníamos el dilema fundamental para nosotros de perder un espacio valioso y decidimos hacerlo de esta manera. A través del sitio de internet. Y no nos equivocamos. Porque el reportaje se http://www.proceso.com.mx/?p=399065   conoció y difundió ampliamente.
“La historia detrás de esa solicitud para que no se transmitiera en Noticias MVS es una historia que los Vargas deberían contar. Quién y cómo les pidió que ese reportaje no saliera en nuestra emisión”, reiteró Aristegui.
(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2003, ya en circulación)
 http://www.proceso.com.mx/?p=399065


Tod@s con Carmen Aristegui


Daniela Villegas


A dos días que finalice la 59 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés) diversas organizaciones feministas, que se encuentran en la sede de la ONU en Nueva York, para examinar los progresos y retos de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, hicieron eco del cese a la labor de la periodista mexicana Carmen Aristegui en su espacio noticioso en MVS por el hecho de abril un espacio conocido como Mexleaks que según postura de MVS se está usando el nombre de la empresa sin su permisoy sumaron fuerzas para rechazar el reciente silenciamiento a la reconocida informadora así como sumar fuerzas para luchar por la libertad de expresión.

En una carta entregada este 17 de marzo al embajador alterno de México ante Naciones Unidas, Juan Sandoval Mendiola, la directora General de Comunicación e Información de la Mujer AC (CIMAC), Lucía Lagunes, junto con demás organizaciones feministas, entre las cuales se encuentran la Red Nacional de Periodistas (México) y la Red Internacional de Periodistas con visión de Género señalaron que “Es inaceptable que la censura de género y el autoritarismo intenten silenciar a la periodista Carmen Aristegui Flores y a su equipo, quienes han dado voz a las mujeres y con su periodismo, contribuyen a la democratización de los medios de comunicación y de la sociedad mexicana. Democracia que hoy nuevamente recibe un golpe, al silenciar una voz profesional, independiente y crítica”. 
Tal posicionamiento es coherente con las previas mesas que se han venido realizando en el marco de los 20 años de la Plataforma de Acción de Beijing en Naciones Unidas en donde se lucha por la libertad de expresión femenina y el que se aumente el número de las mujeres en los espacios noticiosos que hasta el momento es tan solo del 24 por ciento en el mundo según datos de Lucía Lagunes.



Siendo entre las principales exigencias que se impulse el periodismo no sexista así como otorgar los recursos económicos para que las periodistas puedan ejercer su profesión en condiciones de seguridad a niveles locales e internacionales.



Siguiendo el caso de la periodista Carmen Aristegui quien transmitió por última vez su programa de noticias el 13 de marzo en MVS radio y a quien el compromiso informativo, la profesionalidad y la empatía social conducen en su accionar periodístico es fundamental mencionar que sin figuras como ella junto con su equipo que buscan generar un espacio de periodismo de investigación no se conocerían casos como el de la compra de la llamada Casa Blanca por parte de la Primera Dama en donde se han visto involucrados conflictos de interés por comprar la casa a través de un contratista que hace negocios con el gobierno federal. Si en la palabra está nuestra memoria es fundamental que participemos en contra del cese de una periodista comprometida como lo es Carmen Aristegui pues es a partir de la recuperación de la palabra que se construirán los andamios de una sociedad más plural. 

No hay comentarios: