fe de erratas

1 may. 2016

Mentir, torturar y hacer montajes

Una ruta sin regreso

Carmen Aristegui F.
29 Abr. 2016

A la memoria de Don Néstor de Buen.

 Si a la hora de publicarse este artículo, por la mañana del viernes, el señor Tomás Zerón de Lucio no ha renunciado o no ha sido retirado del cargo, habremos de saber, con más contundencia que nunca, que el gobierno de Peña Nieto es insalvable, que no parece tener remedio y que México entrará en una ruta de mayores confrontaciones. Si algo tan elemental no ha ocurrido entonces, la distancia entre gobierno y sociedad resultará insalvable.

El señor Zerón no es el único pero, en este momento, sí el más visible rostro de un gobierno que ha entrado en una espiral de distorsión, mentira y empecinamiento sumamente grave y peligrosa. Con el manejo del caso más emblemático, doloroso y absurdo de los últimos años -el caso Ayotzinapa- el gobierno ha entrado en fase de agudización de una crisis profunda de descrédito y desconfianza.
Tergiversación, acomodo mañoso de datos, nombres y situaciones -para hacer cuadrar lo que no cuadra- es lo que quedó exhibido, con crudeza, en el último episodio protagonizado por los miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y el director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, Tomás Zerón de Lucio, con motivo de la exhibición pública del video grabado el día anterior a la diligencia ministerial en la que -según versión de la PGR- fueron encontradas las bolsas que, presuntamente, contendrían los restos de los normalistas incinerados. La reacción inmediata del GIEI; el desmentido de la ONU-DH; la explicación de los fotorreporteros que grabaron las imágenes que exhiben la conducta de Zerón de Lucio fueron rápidas y contundentes. Mentir, distorsionar y acomodar datos tan a modo, de manera tan burda, no puede sino tener consecuencias.

La catarata de desmentidos que, de inmediato, surgieron ante lo dicho por Tomás Zerón son, entre otras cosas, una vergüenza para México. ONU-DH aclaró que: "... nunca llegó al Río San Juan, y por ende no fue testigo de las diligencias practicadas por la PGR en la zona". Manifestó su extrañamiento por "... la mención a su presencia y rol en actividades de la PGR en las que nunca participó". El GIEI lo señaló por tergiversar información y hacer declaraciones "impropias" que agravan el caso Iguala.

Al borde del abismo, con este tema, el gobierno de Peña dio un paso al frente con la conferencia de prensa dictada este miércoles por Zerón de Lucio. Su conducta fue suicida. Los costos que paga el gobierno, dentro y fuera de México, son enormes. El empecinamiento y cerrazón frente a las evidencias y el trabajo de los expertos internacionales no hacen sino alimentar la, ya de por sí, descomunal suspicacia.

¿Qué explica la conducta suicida de un gobierno que no da el golpe de timón, que se exige a gritos, con el caso Ayotzinapa? ¿Qué se oculta? ¿Qué es lo que no puede ser revelado? ¿Qué es lo que está detrás de todo esto? Si el gobierno mexicano insiste en lo que ya quedó descartado científicamente, si permite o propicia la simulación, la mentira y la maquinación en sus explicaciones, algo -verdaderamente grave- ha ocurrido, siendo grave o muy grave todo desde el minuto uno.
La renuncia o separación del cargo de Tomás Zerón, que resulta inevitable, no servirá de nada, ni siquiera como válvula de escape, si no se hace un replanteamiento radical de la investigación oficial, tomando como base lo realizado por el GIEI y por los forenses del equipo argentino y por los expertos que han colaborado para desentrañar la verdad. Solo así podría darse la vuelta a lo que el NYT captó con una sola frase: "México huye de la verdad en caso Ayotzinapa".
Con el caso Ayotzinapa, el gobierno no solo no atina a salir del atolladero sino que, cada día y hora que pasa, cava más profundo en esa fosa de la que no ha podido o no ha querido salir, a pesar del descrédito más amplio. Mentir, torturar y hacer montajes en una investigación con estas dimensiones sería suficiente motivo para reemplazar entero al equipo oficial que ha estado al frente de las investigaciones y, en consecuencia, abrir expedientes criminales para deslindar toda clase de responsabilidades.

¿Qué cosa terrible hay detrás de todo esto? ¿Cuáles son los pasos que dará el gobierno de Peña Nieto en esta, su ruta sin regreso?
 

Nota: Reconocimiento a los fotoperiodistas independientes, José Giménez y Daniel Rodríguez, que grabaron el video que puso al descubierto la grave conducta no solo de Tomás Zerón sino de todo el entramado institucional, puesto al servicio de la mentira y la maquinación en el caso Ayotzinapa.

 

* Periodista egresada de la UNAM. Conferencista y autora de libros. Premio Nacional de Periodismo; Premio Ondas Iberoamericano; Premio Maria Moors Cabot; condecorada con la Orden de la Legión de Honor por el Gobierno de Francia; el Gobierno de Alemania le otorgó La Orden del Mérito. Articulista en Reforma, directora del programa "Aristegui" en CNN en Español y del portal Aristegui Noticias.

Leer más: http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/editoriales/editorial.aspx?id=87364&md5=7865622d0ec37802f2d25348b6e362dd&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&lcmd5=3cd2f7b458f5e7e43472c1445eac5162#ixzz47T0pHZJL
Follow us: @reformacom on Twitter


“Lo que ocultan detrás de Iguala”, artículo de Témoris Grecko


Foto tomada por el Ejército la noche del 26 de septiembre.

Por Témoris Grecko  www.facebook.com/temoris   www.temoris.org
Juez emite orden de aprehensión contra Tomás Zerón”. Éste sería el principal titular de hoy en un Estado de derecho. En el que no vivimos, por supuesto.
La maniobra de Zerón para evadir la evidencia, presentada por el GIEI, de que utilizó a un detenido torturado para montar en el río San Juan el escenario donde iban a “encontrar” los restos de los 43 estudiantes desaparecidos, fue pasmosa: insistió en manipular videos, presentar acciones ilegales como correctas, jugar al ilusionista.
 Lo más sorprendente es que su torpeza fue tal que quiso hacer cómplices involuntarios de su mentira nada menos que a funcionarios del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para Derechos Humanos… y uno de ellos es ahora nada menos que secretario técnico del GIEI. Los aludidos deben haberse quedado con la boca abierta: en el video preparado por la Agencia de Investigación Criminal, hacen aparecer a su director, Zerón, con los dos representantes de la ONU en el río San Juan… a donde ellos nunca fueron, porque las imágenes corresponden al sitio utilizado para el aterrizaje de helicópteros, aproximadamente a 500 metros de distancia.

En su extrañísimo intento de defensa, Zerón volvió a avergonzar a México porque no involucraba solamente a dos personas, sino a la misma ONU, que emitió un comunicado en el que manifestó “su extrañamiento por la mención a su presencia y rol en actividades de la PGR en las que nunca participó”.
¿De verdad pensaron Zerón y sus asesores que podían salirse con la suya, que los dos funcionarios permanecerían callados para dejarlos fabricar su engaño?
Lo de menos es que las redes sociales le hayan concedido a Zerón el nombramiento de Granjero de Evidencias en Jefe, con el hashtag #TomásZembrón. Tendría que haber sido despedido de inmediato y sometido a proceso judicial.
Pero, si actúan contra él… ¿cuántas cosas podría revelar sobre Peña Nieto y los suyos?...sigue

No hay comentarios: