fe de erratas

8 mar. 2013

Consenso: No a los intereses intocables

Consenso: No a los intereses intocables (corolario de @Javier_Corral )

Héctor Palacio @NietzscheAristo mié 6 mar 2013 11:09
 
Aunque murió Hugo Chávez, el tema en México sigue siendo la co-relación Gordillo-Peña. Magnífico para la patria, el resultado del farragoso caso de la aprehensión de la corrupta Elba Esther Gordillo: el consenso nacional, en ciertos puntos, entre “propios y extraños”, entre críticos y panegiristas de Enrique Peña Nieto -ya se hable de Ricardo Alemán, Ciro Gómez Leyva, Carlos Marín, Arnaldo Córdova, Julio Hernández, Federico Arreola, Carmen Aristegui, Los Chuchos, los priistas, los panistas, Andrés Manuel López Obrador, Mónica Arriola, Javier Corral, académicos o simples opinadores,…, de quien sea-, el consenso, insisto, de lo que debe continuar para el país.

Las especulaciones sobre asunto Gordillo transitan desde el pragmatismo político hasta la venganza, pasando por la justicia y aun la ética. Peña y el PRI lo argumentan como un acto de justicia. En la motivación de la acción nadie se ha puesto de acuerdo. Pero sí en dos puntos: 1. Que es obligado que Gordillo esté en la cárcel. 
2. Que como el ejecutivo a cargo del gobierno discursea que no hay intocables, entonces debe actuarse en consecuencia y proceder contra otros políticos delincuentes que, aun peor que Gordillo, han corrompido su labor pública.
Entre quienes se han mencionado destacan:

1. Carlos Romero DesChamps. Puntal de un sinnúmero de sinvergüenzas lidercillos rateros y corruptos a lo largo y ancho del país. Mónica Arriola misma, su colega senadora, hija heredera de Gordillo, ha dicho, entre insólitos abrazos de la vergonzosa “clase política”, que “si se está haciendo este trabajo pues que se haga con todos, ¿no?” (El Universal, 05-03-13).
2.   Arturo Montiel.
3.   Humberto Moreira.
4.   Andrés Granier.
5.   Genaro García Luna.
6.   Felipe Calderón.
7.   Vicente Fox.
8.   Emilio González Martínez, alias “El nini verde”.
9.   Corruptos del PRI.
10. Corruptos del PAN.
11. Corruptos del PRD.
12. Carlos Salinas de Gortari.

Y si se llevara la justicia y la ética a sus últimas consecuencias, tendríamos que escuchar la voz de no pocos mexicanos. Entre ellos, la del senador panista Javier Corral, quien ha dicho en un tweet del 27 de febrero: “Espero que con la misma eficacia del caso Elba Esther, actúe la unidad de inteligencia financiera de la SHCP en la triangulación de #Monex. Y en su columna en El Universal del 05-03-13, detalla el tweet:
“Del discurso anti-corrupción y el respeto irrestricto de la ley pronto sabremos hasta dónde encontrará sustento en los hechos. No sólo porque la lista es larga en el corporativismo sindical, sino porque el mayor fenómeno corrupto y corruptor se da en varias entidades federativas y a manos de los gobernadores. También espera el caso Monex, esa montaña de dinero sucio con la que Peña Nieto financió su campaña; un extenso y complejo entramado para la triangulación y piramidación de recursos financieros que sirvieron para fondear y dispersar dinero a través de monederos electrónicos. Es una afortunada coincidencia que las mismas autoridades que con gran rigor siguieron la ruta del dinero en el caso de la profesora Elba Esther Gordillo, tengan a su cargo la investigación de Monex. Me refiero por supuesto a la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, el Sistema de Administración Tributaria y la Procuraduría General de la República.”.
La consecuencia última en la ley nos lleva a enlistar al candidato para la justicia número:
13. Enrique Peña Nieto.

Por supuesto, llegar hasta el final no solo haría cumplir la palabra puesta en el discurso de la XXI asamblea priista (aunque algunos consideran que la lista debiera revertirse y empezar por el 13 como 1), estaríamos ante un insólito caso de profunda honestidad, de ética a ultranza, sí. Pero sería como ver un gato mordiéndose la cola. ¿Por qué se la muerde?
Aplausos al consenso que al fin unifica a la nación (mientras tanto, que la patria no se duerma ni se deje engañar sobre el IVA y el petróleo). 

No hay comentarios: