fe de erratas

3 abr. 2016

Hinojosa Cantú, el “donador” de la Casa Blanca esconde 100 mdd en negocios fantasmas


Hinojosa Cantú, el “donador” de la Casa Blanca esconde 100 mdd en negocios fantasmas

El pasaporte del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú. Foto: Especial

El pasaporte del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú. Foto: Especial

 

Por , #PanamaPapers

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- En julio pasado, mientras el escándalo de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera seguía generando primeras planas en la prensa, en las oficinas del discreto despacho D’Orleans & Bourbon Associates en Miami y en esta capital, se armó en apenas diez días una compleja estructura de sociedades internacionales a favor de Juan Armando Hinojosa Cantú, el empresario favorito del presidente de México.
El despacho panameño Mossack Fonseca, una de las cinco firmas más grandes del mundo especializada en la creación de empresas offshore, participó en el diseño del entramado internacional que consistió en la creación de sociedades británicas, integradas por fundaciones holandesas y fideicomisos neozelandeses.


Su objetivo: gestionar a través de esta red offshore más de 100 millones de dólares en activos financieros que Juan Armando Hinojosa Cantú posee en distintas instituciones bancarias del planeta, y que le darían un rendimiento de cinco por ciento anual.
Los despachos tenían claro que esa cantidad sólo representaba una “pequeña parte” del patrimonio del contratista tamaulipeco, quien construyó la llamada Casa Blanca de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, valuada en siete millones de dólares.
Los operadores financieros consideraban que sería una primera etapa en el camino que, en el futuro, les llevaría a administrar la fortuna de Hinojosa Cantú. Con ello, esperaban poner otro pie en el club exclusivo de los ultrarricos de México.
La fortuna del empresario creció del erario y se disparó desde 2005 al amparo de los gobiernos de Enrique Peña Nieto. En la administración mexiquense y posteriormente en la Presidencia de la República, el actual mandatario otorgó alrededor de 60 mil millones de pesos en contratos de obra pública a las empresas de Hinojosa Cantú –Grupo Higa, Grupo Eolo y Constructora Teya, entre otras—, de acuerdo con investigaciones del reportero Arturo Rodríguez García, publicadas en la ediciones 1984,1985 y 1986 del semanario Proceso.
El nombre de Hinojosa Cantú está escondido en las estructuras que elaboraron esos despachos. Apenas aparecen los nombres de dos ancianas: Dora Patricia Cantú Moreno y María Teresa Cubria Cavazos, –85 y 82 años, respectivamente–. Ambas son originarias de Reynosa, Tamaulipas; la primera es madre de Hinojosa Cantú, y la segunda, su suegra.
En el esquema financiero, el empresario y su esposa “donaron” millones de dólares a las ancianas y los recuperaron a través de un sistema de “restructuración patrimonial”. El dinero proviene de los “ahorros” que el empresario guardó en bancos internacionales a través de empresas fantasmas, a su vez establecidas en paraísos bancarios.
Cuando los empleados de Mossack Fonseca se percataron que Hinojosa Cantú estaba involucrado en el escándalo de la Casa Blanca, pidieron un esclarecimiento a D’Orleans, Bourbon & Associates, en Miami. El despacho respondió que muchos de los periódicos que señalaban la cercanía de su cliente con Peña Nieto “son propiedad de algunos rivales de negocio” de Hinojosa Cantú, como Carlos Slim, y precisó que ése era el caso del New York Times.

Lo anterior se desprende de los 11.5 millones de documentos internos del despacho panameño Mossack Fonseca que una fuente anónima proporcionó al diario alemán Süddeutsche Zeitung y que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) compartió con Proceso y otros 107 medios en el mundo.
Este reportaje forma parte de Panama Papers, la investigación colaborativa global que surgió a raíz de esta filtración, la mayor en la historia del periodismo.
Publicidad negativa
El primero de julio de 2015, Felipe Miguel Fernandes de Matos –asesor del despacho D’Orleans, Bourbon & Associates en Miami– envió un correo “urgente” a Olga Santini, directora de la oficina de Mossack Fonseca en Florida.
“Hemos estado trabajando con el asesor de un cliente de muy alto perfil desde hace tiempo y vemos que se nos va a designar para asistirle en la reestructuración de sus vehículos patrimoniales fuera de su país de residencia”, señaló el asesor en su correo. En piezas adjuntas, envío copias de los pasaportes de Hinojosa Cantú, su esposa María Teresa García Cubría, su madre y sus dos hijas, con la instrucción de mantener los documentos “en la mayor confidencialidad”.
Primer contacto de Fernandes con Mossack Fonseca. 

Primer contacto de Fernandes con Mossack Fonseca. 

La propuesta de Fernandes a Mossack Fonseca consistía en transferir los activos financieros de seis compañías de Hinojosa Cantú; cuatro en las Islas Vírgenes Británicas y dos en la isla caribeña de Nevis, abiertas por otra firma vendedora de offshore, Trident Trust.
Los destinatarios serían tres fideicomisos establecidos en Nueva Zelanda a nombre de la madre y la suegra del empresario. Luego, estos fideicomisos serían beneficiarios de fundaciones establecidas en Holanda.
Fernandes precisó que las compañías mencionadas poseían portfolios en los bancos JP Morgan, UBS, la Deutsche Bank y Mark&Spencer, por un valor estimado a aproximadamente 100 millones de dólares. Una vez realizada la transferencia de los activos Mossack Fonseca disolvería estas compañías.

“Esta es solamente una pequeña parte del portfolio del cliente, y vemos un alto potencial de crecimiento ya que es uno de los hombres de negocios más prominentes de México. Desafortunadamente, debido a su éxito y su alto perfil, cierto número de personas le tiene aversión y por desgracia hay muchísima publicidad negativa alrededor del cliente”, insistió Fernandes.
El 20 de marzo de 2015, Hinojosa Cantú realizó un contrato de donación a favor de su madre. En este documento le transfirió las cuentas de cheques de cinco compañías, Noble Advisors Limited, Notable Worldwide Corp., Afrika Ventures Limited, Cabbits Marketing Limited y Starbright Investments Inc. El mismo día, María Teresa García Cubría firmó un contrato similar en el que se comprometió a “donar” las cuentas de otra compañía, Provance Limited, a su madre María Teresa Cubría Cavazos.

Los contratos de donación a favor de la madre y la suegra de Hinojosa Cantú.
Los contratos de donación a favor de la madre y la suegra de Hinojosa Cantú.
Apenas tres días antes de la firma de los contratos de donación, la madre del empresario tamaulipeco cumplió 84 años. Y unos meses atrás, investigaciones periodísticas revelaron que a través de distintas razones sociales, Grupo Higa había construido y financiado la casa de la pareja presidencial en Las Lomas, así como la residencia de Luis Videgaray en un fraccionamiento-club de golf en Malinalco, Estado de México.
El pasado 30 de septiembre, la oficina de Mossack Fonseca en Nueva Zelanda se percató que “los resultados de cumplimiento arrojan información adversa del Sr. Hinojosa relacionados con posibles vínculos y beneficios que recibe del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto”. Pidió explicaciones al respecto a Fernandes.
Éste reconoció que “existe efectivamente información adversa con relación al beneficiario en periódicos”, pero precisó de inmediato: “Mucho (sic) de esos periódicos son propiedad de algunos rivales de negocio como es el caso del NY Times de (Carlos) Slim”.

Y añadió: “Todas las acusaciones con respecto a cualquier conflicto de interés fueran (sic) investigadas y en el mes pasado (Hinojosa Cantú) fue exonerado por el secretario de la Función Pública de todas esas acusaciones”.

“Mucho (sic) de esos periódicos son propiedad de algunos rivales de negocio como es el caso del NY Times de (Carlos) Slim”.
“Mucho (sic) de esos periódicos son propiedad de algunos rivales de negocio como es el caso del NY Times de (Carlos) Slim”.
Extrema discreción
Contrario a la mayoría de los despachos de asesoría fiscal, D’Orleans, Bourbon & Associates Group mantiene un perfil de absoluta discreción. No tiene presencia en Internet, y sus documentos internos no indican ninguna dirección fiscal, aunque en su documentación interna, asegura que opera en la Ciudad de México, Ámsterdam, Lisboa, Londres, Miami y Panamá.
D’Orleans, Bourbon & Associates Corporation fue constituida en Panamá el 25 de octubre de 2013 con un capital de 10 mil dólares. Su acta constitutiva, cuya copia obtuvo Proceso, establece sus fines y objetivos, los cuales abarcan cualquier negocio imaginable.
Según el documento, la empresa se dedica a llevar a cabo el negocio del financiamiento e inversiones “en todas sus ramas”, a gestionar la distribución de “cualquier producto o mercancía” –como materias primas, bienes y productos “de cualquier naturaleza”–, así como a “cualquier clase de tráfico internacional de lícito comercio”, “celebrar contratos de toda clase, para cualquier fin lícito”, “continuar su existencia en otro país” y “llevar a cabo en general cualesquiera otros negocios lícitos”.
En México, Rodrigo de Santiago Padilla, de 30 años de edad, representa a D’Orleans, Bourbon & Associates y a sus clientes; entre ellos a los familiares de Hinojosa Cantú.
Sin embargo, el despacho no se encuentra registrado como tal en el país. Opera a través de otra empresa mexicana, Finalmex, SA de CV, SOFOM, ENR –cuyo nombre comercial es Facifin–, instalado en el séptimo piso de una torre corporativa ubicada en el número 12 de la Avenida Patriotismo, en la Colonia Hipódromo Condesa.

La sede D’Orleans, Bourbon & Associates en la CDMX. Foto: Google Maps y Jorge Carrasco
La sede D’Orleans, Bourbon & Associates en la CDMX. Foto: Google Maps y Jorge Carrasco
El pasado miércoles 9 de marzo, Proceso y la organización periodística estadounidense Mc Clatchy visitó el despacho en búsqueda del asesor. Su secretaria, nerviosa ante las preguntas de los periodistas, aseveró que éste no se encontraba. En la puerta de vidrio del despacho lucen los escudos de D’Orleans, Bourbon & Associates –un grifón sentado– y de Facifin. La oficina es pequeña: consiste en dos salas de juntas con amplias ventanas que ofrecen un panorama sobre la ciudad. Los relojes colgados a las paredes de la sala de espera indican la hora en Londres, Singapur y Nueva York.
Finalmex se encuentra registrada en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio del Distrito Federal con el número de folio mercantil 465589. De acuerdo con el documento, cuya copia obtuvo Proceso, la empresa fue constituida el 5 de diciembre de 2011 por el fiscalista Sinuhé Reyes Sánchez, quien aparece también como administrador único.

El 25 de marzo de 2015, la empresa llevó a cabo una asamblea general extraordinaria en la que realizó cambios en su estructura: a partir de esa fecha, Rodrigo de Santiago Padilla y Filipe Miguel Fernandes de Matos fueron nombrados como respectivos secretario y consejero de la empresa. En los documentos internos de Mossack Fonseca, ambos se presentan como asesores de D’Orleans, Bourbon & Associates.

La incorporación de Fernandes y De Santiago a Finalmex. Foto: Procesofoto
La incorporación de Fernandes y De Santiago a Finalmex. Foto: Procesofoto
Sinuhé Reyes Sánchez es profesor de derecho fiscal y administrativo en la UNAM, la Universidad Panamericana y la Barra Nacional de Abogados –de la que es también abogado general–. Además, es director de la firma “Reyes y Asociados Fiscalistas, S.C.”, donde ofrece servicios de asesoría fiscal y administrativa.

Tras aseverar que el asunto de Hinojosa Cantú era “ya un poco añejo”, Carreño King remitió a la investigación que realizó la Secretaría de la Función Pública (SFP) sobre el caso.
Maquinaria global
Al recibir el primer correo electrónico, el 1 de julio, la maquinaria global de Mossack Fonseca arrancó; y durante los siguientes quince días el caso de Hinojosa Cantú no dejó de dar vueltas al mundo, atravesando los husos horarios de Miami, Panamá, Nueva Zelanda y Londres para cumplir con los tiempos del cliente en México.
El 10 de julio, Mossack Fonseca le dio luz verde a Fernandes para iniciar la operación y, apenas diez días después, los despachos habían armado las tres estructuras: Huanca Invesments LLP, Khuno Investments LLP y Huiracocha Invesments LLP, tres sociedades de responsabilidad limitada (LLP, por sus siglas en inglés) que el despacho panameño incorporó los 16 y 20 de julio pasados en Cardiff, Gales.
El domicilio de las tres sociedades está registrado en una oficina de Mossack Fonseca en la pequeña ciudad de Hitchin, ubicada a unos 60 kilómetros de Londres en la campiña inglesa.
Sus “socios” respectivos son tres fundaciones holandesas –Stichting Huanca Management, Stichting Khuno Management y Stichting Huiracocha Management–, las cuales poseen el 0.001% de las sociedades británicas; y tres fideicomisos neozelandeses –Huanca Trust, Khuno Trust y Huiracocha Trust–, que tienen el 99.999% restantes.

Una de las estructuras patrimoniales de Hinojosa Cantú.
Una de las estructuras patrimoniales de Hinojosa Cantú.
Mossack Fonseca incorporó los tres fideicomisos neozelandeses a través de Orion Trust (New Zealand) Limited, su fiduciario en Nueva Zelanda. Dora Patricia Cantú Moreno es fideicomitente de Huanca Trust y Khuno Trust; y María Teresa Cubría Cavazos lo es de Huiracocha Trust.
El despacho de consultores Bentleys, en Auckland, opera Orion Trust (New Zealand) Limited. Sus tres directores actuales son Giselle Yajaira Ocampo Fonseca, Rey Franklin Taylor King –ambos de nacionalidad panameña y empleados de Mossack Fonseca– y Roger John Thomson, co-fundador de Bentleys.
Según las actas notariales holandesas, las tres fundaciones fueron constituidas el 17 de abril de 2015 por la empresa SPDF Management BV, cuyas oficinas se encuentran en Schiphol-Rijk, un parque industrial ubicado en la periferia de Ámsterdam.
Así, fueron los representantes de las fundaciones holandesas y los empleados de Mossack Fonseca en el fideicomiso neozelandés quienes firmaron los documentos de incorporación de las sociedades LLP. Gracias a ello, el nombre de Hinojosa Cantú no aparece en los registros públicos de las sociedades, aunque éstas controlan millones de dólares de su fortuna personal.

Las sedes de las fundaciones holandesas, los trust neozelandeses y las empresas británicas. Fotos: Google Maps
Las sedes de las fundaciones holandesas, los trust neozelandeses y las empresas británicas. Fotos: Google Maps
Regalo a sí mismo
En un primer momento, el 10 de julio, Fernandes pidió a Mossack Fonseca que incorporara solamente los fideicomisos Huanca Trust y Khuno Trust. Ambos tienen como fideicomitente a Dora Patricia Moreno Cantú, pero Hinojosa Cantú aparece como su “beneficiario final”. María Teresa García Cubria –su esposa– es la segunda beneficiaria y las dos hijas de la pareja (María Fernanda y María Teresa Hinojosa García) son las terceras beneficiarias.
Para cumplir con las normas internacionales de lucha contra el lavado de dinero y otras acciones ilícitas, los despachos y otros actores del sistema offshore deben cumplir con la “debida diligencia”, la cual consiste en conocer la identidad y la actividad de sus clientes, el origen de los fondos y las acciones que realizarán las estructuras que incorporan.
Los pasaportes de la esposa y la madre de Hinojosa Cantú. Fotos: Especial   
Los pasaportes de la esposa y la madre de Hinojosa Cantú. Fotos: Especial
En el cuestionario de “debida diligencia” de los fideicomisos, el fiduciario neozelandés indicó como origen de los fondos: “Regalo del hijo Juan Armando Hinojosa Cantú”. En otras palabras, el empresario “regaló” millones de dólares de activos financieros a su mamá y los recuperó posteriormente a través del fideicomiso. El pasado 30 de septiembre, Fernandes afirmó que estos fondos “son ahorros provenientes de varios negocios que tienen y son compañías patrimoniales”.
De acuerdo con el cuestionario, los fideicomisos tienen tres objetivos: “protección de bienes”, “planeación de sucesión familiar”, así como “confidencialidad y privacidad”.

En el documento, se planteó que “cada fideicomiso tendrá propiedad de 99.99% de una LLP en Gran Bretaña. Después de su incorporación, la LLP recibirá fondos adicionales para liquidar, actualmente retenidos en compañías en las Islas Vírgenes Británicas y Nevis que han sido donadas a la fideicomitente”.
Asimismo, el documento anticipó que “el administrador de bienes invertirá en un portfolio de distintos instrumentos financieros con un retorno esperado de aproximadamente 5%”. Partiendo de los 100 millones de dólares que evocó Fernandes en su primer correo, los fideicomisos generarían una ganancia total de cinco millones de dólares cada año.

Extracto del cuestionario de debida diligencia.
Extracto del cuestionario de debida diligencia.
El pasado 15 de julio, las primeras dos estructuras todavía no estaban terminadas cuando Fernandes envió otro correo a los agentes de Mossack Fonseca. Ahí señaló su intención de “continuar con el proceso de restructuración de las entidades patrimoniales de este cliente”, a través de la incorporación de una tercera estructura, llamada Huiracocha.
Los despachos utilizaron el mismo esquema, pero en lugar de Moreno Cantú, colocaron a María Teresa Cubria Cavazos como fideicomitente de Huiracocha Trust, y cambiaron la orden de los beneficiarios: María Teresa García Cubría quedó como beneficiaria principal e Hinojosa Cantú en segundo lugar. Asimismo, en el apartado sobre el origen del dinero, quedó: “regalo de la hija María Teresa García Cubría”.
El 30 de septiembre, Fernandes informó a Mossack Fonseca que los tres fideicomisos invertirían “más o menos 50 millones de dólares” y, el 2 de diciembre siguiente, planteó que tenía dos nuevos fideicomisos “pendientes” por armar después de los primeros pagos.
Según las facturas proporcionadas, el despacho panameño cobró 9 mil 720 dólares a D’Orleans, Bourbon & Associates para la incorporación de los fideicomisos.
Las cláusulas de Mossack Fonseca definen como “Persona Políticamente Expuesta” (PEP, por sus siglas en inglés) a los jefes de Estado, ministros, políticos de alto rango, jueces, embajadores, gobernadores de bancos centrales, altos mandos del ejército o personas relacionadas con empresas paraestatales, así como sus familiares. Un PEP requiere una investigación más profunda sobre el origen de su dinero y un monitoreo de las actividades de sus instrumentos financieros.
Pero también consideran como PEP a cualquier persona que, “de acuerdo con la información pública o de fácil acceso”, tiene “cualquier relación cercana” con las personas mencionadas anteriormente.
Menos de un año previo al establecimiento de los fideicomisos estallaron los escándalos de la Casa Blanca y de la residencia de Malinalco, los cuales generaron numerosos reportajes yartículos periodísticos en la prensa nacional e internacional sobre los vínculos de amistad entre Hinojosa Cantú y Enrique Peña Nieto. Aun así, en los documentos se afirma que ninguno de los beneficiarios entra en la categoría de PEP, por lo que siguió con el plan de ayudar a Hinojosa Cantú a movilizar millones de dólares.

No hay comentarios: