fe de erratas

1 jul. 2014

El desgobernador Padrés ordena encarcelar a yaquis

El desgobernador Padrés ordena encarcelar a yaquis

 

I. No es que lo parezca, pero encabezado por el peñismo con sus leyes energéticas reglamentarias que proponen la expropiación de tierras comunales-indígenas y ejidales-campesinas donde los concesionarios digan que bajo ellas existe petróleo o gas, por todo el país se ha recrudecido una persecución con falsas acusaciones que los desgobernadores manipulan en los tribunales para criminalizar las luchas de los mexicanos que conservan sus raíces indígenas, y contra los campesinos que defienden su único patrimonio: la tierra que reconquistaron a través de las cuatro revoluciones del pueblo: 1810; 1854, la gloriosa Revolución de Ayutla que abrió paso a la Constitución Federal de 1857, la derrota de la invasión francesa, el triunfo de la República Restaurada y la implantación del Estado laico; el regreso de Juárez que culmina con la Revolución de 1867; y, finalmente, la Revolución de 1910, que espera, interrumpida por los gobiernos contrarrevolucionarios, la revolución que está generando la embestida peñista contra los pobres, mientras les obsequia miserables entregas de comida para distraerlos y apuntala la contrarrevolución neoliberal con sus contrarreformas.
 
II. Protegido antes por Calderón y el sistema judicial federal y hoy por Peña y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde están radicados algunos amparos sin resolver, y por uno que otro juez de Distrito, el desgobernador de Sonora, Guillermo Padrés (quien traicionó al calderonismo para subirse al maderismo), sigue robándose el agua de la presa El Novillo, la cual pertenece al Valle del Yaqui y al municipio de Cajeme, según el Decreto emitido por Lázaro Cárdenas, único presidente que estuvo de parte de los pueblos indios y del pueblo en general y sobre cuyo legado histórico quieren escupir los peñistas con su contraexpropiación petrolera. Pero el desgobernador, echando mano de su policía, de soldados, de la Policía Federal y sus cuatreros, insiste en llevarse el agua e impide a los agricultores del Valle tener cuatro siembras. Y apenas se han conseguido mínimas cosechas que tienen al Sur sonorense en una pavorosa crisis económica. Y lo que fue una promesa de auge económico hoy es un desastre.

III. Como la Tribu Yaqui y representantes agrícolas decidieron oponerse a ese robo, utilizaron todos los medios legales a su alcance. Entonces Padrés ha recurrido a toda clase de represiones, amenazas y persecución a esos dirigentes a quienes quiere encarcelar para, según él y sus abusos despóticos, cancelar la lucha por la defensa del agua. Y que Padrés se roba para satisfacer al sector hotelero y comercial, en lugar de que su mal gobierno y la Comisión Nacional del Agua adquieran una planta desalinizadora que cubriría las necesidades de agua de la capital y del Centro de la entidad. Pero no, ante la resistencia de los yaquis, el desgobernador panista decidió usar su ministerio público para inventarles delitos –como hace el señor de esa procuraduría, Carlos Navarro Sugich– y encarcelarlos (Sandra Marina, El Financiero, 19 de junio de 2014); disponiéndose a provocar que resucite el espíritu del Indio Cajeme si continúa con sus represiones y robándose el agua.
*Periodista

No hay comentarios: